LLAMAR al 900 921 857 Teléfono Gratuito: 900 921 857 --> LLAMAR
Home / Noticias / Verdades sobre el blanqueamiento dental
Verdades sobre el blanqueamiento dental

Verdades sobre el blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental permite aclarar moderadamente el tono natural de los dientes. Todos los tipos de blanqueamiento siguen el mismo principio: la acción de un gel (peróxido de hidrógeno o carbamida) en diferentes concentraciones que penetra en el diente que es poroso y se libera poco a poco en su interior. No todas las personas responden por igual a un blanqueamiento dental, y su eficacia depende también de nuestra biología. Lo más importante, ya lo sabes, es realizar este tratamiento bajo la supervisión de un dentista.

Desde sMyWhite te aclaramos algunas cuestiones relacionadas con el blanqueamiento dental: 

Este tratamiento debe estar supervisado por un dentista. La Ley no deja lugar a dudas en este aspecto. Una concentración entre el 0,1 y el 6% o superior, de peróxido de hidrógeno es segura siempre y cuando se realice bajo la supervisión de un especialista que garantice que no hay riesgos ni patologías bucales y que realice una aplicación óptima y controlada.

El blanqueamiento puede producir cierta sensibilidad en los dientes. En ocasiones puede ocurrir que después del tratamiento, y durante un tiempo breve, los dientes experimenten una cierta sensibilidad a causa de la penetración de peróxido (compuesto activo del gel blanqueador) en el nervio del diente. Esto no ocurre en todos los casos y, si ocurre, la sensación se va en 2 o 3 días. Para reducir estas molestias es recomendable acudir primero a un dentista para que haga una evaluación del estado de los dientes y aplique los tratamientos previos en caso de ser necesarios.

Durante el tratamiento es recomendable evitar el consumo de determinados alimentos o bebidas. Hay diferentes alimentos y bebidas de las que no es conveniente abusar para preservar la coloración natural de los dientes, pero además, es importante reducir su consumo durante el tiempo que dure el tratamiento. Estos productos son: el té, café, vino, salsa de soja y vinagre, frutas y verduras de color oscuro e intenso (arándonos, moras, cerezas o remolacha), curry y colorantes alimentarios, refrescos y bebidas energéticas. Aunque no es un alimento, es conveniente evitar el tabaco y no abusar de los colutorios con clorhexidina. 

No todo el mundo es apto para realizarse un blanqueamiento. Los tratamientos blanqueadores no se pueden aplicar en menores de 15 años puesto que su esmalte aún no está completamente formado. Tampoco se recomienda su uso en las embarazadas, personas con una excesiva sensibilidad dental, con problemas gingivales o periodontales y con pacientes que tengan alergia a alguno de los componentes del gel blanqueador. Tampoco es recomendable realizarlo en manchas provocadas por la tetraciclina, un medicamento con el que el diente adquiere una tonalidad grisácea imposible de blanquear.